Programa de Segunda Actividad


Ver vídeo del programa de Segunda Actividad

LA SITUACIÓN ACTUAL DE LA SEGUNDA ACTIVIDAD

Quedan unos días para que miles de compañeros ejerzáis un derecho tan importante como el de elegir a vuestros representantes en el órgano de interlocución con la DGP, el Consejo de Policía. Llegamos a esta cita en un clima interno de tensión generado por quienes tienen un proyecto basado en la crítica frente a la suma, el grito frente a la palabra, la demagogia frente a la verdad, el todo o nada frente al avance responsable, el eslogan frente al trabajo riguroso.

En el SUP creemos que dirigirnos así a vosotros es una falta de respeto, porque si algún sindicato conoce de primera mano cuánto hemos avanzado en derechos en este Cuerpo, desde aquella Policía Armada y Cuerpo General de Policía hasta una Policía Nacional moderna, civil y democrática, es el SUP, tu sindicato. Décadas de lucha, de expedientes disciplinarios por reivindicar y de negociaciones para provocar los cambios legales necesarios para convertir la segunda actividad en un derecho y no en un castigo.

Los políticos siempre han sido reticentes a esta situación administrativa en la que te encuentras; siempre la han contemplado con recelo y desconfianza. Nació jurídicamente tres semanas antes de la entrada en vigor de la Constitución Española, en diciembre de 1978, con una Ley de Policía que obligaba al Gobierno a crear la segunda actividad con carácter obligatorio, al cumplir una edad determinada; o bien por disminución de condiciones físicas. En 1982, el Real Decreto y, después, la Ley Orgánica 2/1986, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, consolidaron y ampliaron este derecho con el nacimiento del Cuerpo Nacional de Policía.

Posteriores modificaciones, como la de la Ley 26/1994 o la reforma de 2001, establecieron diferentes momentos para poder acogerse a la segunda actividad, hasta incrementarse con la actual Ley de Régimen de Personal de la Policía Nacional a los 58 años para la Escala Básica, los 60 para la de Subinspección, los 62 para Ejecutiva y los 64, prácticamente la edad de jubilación, para la Superior.

UNA IMPOSICIÓN QUE CONVERTIMOS EN DERECHO

La segunda actividad ha sido siempre un problema para los que gobernaban. En 1998 un estudio de la DGP encendía las alarmas: sólo un 9% de los compañeros que podían pasar a segunda actividad apostaban por hacerlo manteniendo un destino y, de estos, las razones más repetidas eran la insuficiente retribución (50%), la falta de plazas en el lugar de residencia (10%) o la falta de motivación funcional del puesto (5%).

Lo que durante muchos años fue obligatorio, pasar a esta situación al cumplir determinada edad, hoy es una opción. Es un derecho a ejercer y no una imposición de la Administración. Y debemos hacerlo porque no es normal que en 2009 hubiera 17.662 compañeros en segunda actividad para, una década después, tener 5.963 (un 66,2% menos).

El problema real debemos situarlo en la constante dificultad que ha conllevado conciliar los intereses comunes de las diferentes escalas; mientras algunas organizaciones sindicales apostaban por la permanencia en el servicio activo de policías, el SUP defendía la segunda actividad reforzando las medidas que garantizaran su ejercicio.

En 1994 se inició un retroceso y, aunque en aquel momento no se exigía su extinción -algo que sí se ha pretendido ahora durante las negociaciones de la equiparación salarial- se añadieron cinco años más a la situación de activo, si bien se mejoró el complemento de disponibilidad con respecto a lo percibido estando en vigor el Real Decreto 230/1982. Y, al mismo tiempo, se dispuso la reincorporación voluntaria a la situación de activo a los menores de 55 años para luego pasar nuevamente a la situación de segunda actividad.

La gestión de esta norma por la DGP puso de relieve lo que el SUP calificó de atropello a los derechos de los policías y manifiesta desviación de poder en lo referente a la concesión de destinos, con carácter provisional y con el recurrente término de la “idoneidad”. Esto supuso que los policías se replanteasen la extinción de la segunda actividad sin destino y quién voluntariamente quisiera permaneciera en activo hasta la edad de jubilación.

El SUP continuó defendiendo la situación de segunda actividad con destino, exigiendo que se proveyeran esos destinos mediante Concurso Específico de Méritos, sistema establecido en el reglamento de desarrollo, con plenas garantías legales y con carácter definitivo, pues la adscripción provisional facultaba el cese inmediato al arbitrio del jefe de turno.

Alentados los policías por algunos irresponsables sindicales, se entró en el juego político de la Administración, que no dudo en dejar los puestos de segunda actividad a extinguir y conseguir que, de un plumazo, se les quitara a todos estos puestos las limitaciones que la propia Ley y su reglamento de desarrollo imponía.

EQUIPARACIÓN: CERRAMOS LA PUERTA A UN NUEVO ATAQUE

Recientemente, la Administración ha intentado llegar más allá durante la negociación de la equiparación salarial y, con la disculpa de que los Mossos d´Esquadra no tienen reconocido este derecho, se pretendió homologar a los policías en todos los ámbitos, en lo bueno y en lo malo. Así la propuesta del Ministerio era que la segunda actividad debía desaparecer con la reincorporación al servicio, al igual que en 1994, pero ahora con carácter obligatorio.

El SUP se opuso al recorte de ese derecho y, finalmente, consiguió preservarlo dejando una partida disponible para quienes voluntariamente quisieran reincorporarse a la vida operativa. Así, la cláusula tercera del Acuerdo de Equiparación dispone que “se destinarán 100 millones de euros cada ejercicio para incentivar el reingreso del personal de Segunda Actividad sin destino y Reserva no ocupada al servicio activo”.

El SUP defiende la reincorporación voluntaria y actúa protegiendo este derecho a pesar de que la Administración viene desestimando las peticiones porque aún no se han establecido los mecanismos legales necesarios. Contra estas decisiones, hemos interpuesto los pertinentes recursos porque la Ley ya contempla la posibilidad del reingreso al servicio activo desde situaciones administrativas que no conlleven reserva de puesto de trabajo, como es la segunda actividad, cumpliendo determinadas condiciones entre las que no se encuentra como causas de exclusión el que el funcionario proceda de esta situación administrativa.

La cláusula cuarta del Acuerdo establece que “tendrá efectos desde el 1 de enero de 2018 y las cantidades retributivas del presente ejercicio se harán efectivas una vez aprobados los Presupuestos Generales del Estado”, por lo que entendemos que no requiere más que la aplicación de la legislación vigente, sin necesidad de establecer mecanismos nuevos que sólo vengan a limitar este derecho. Y respecto a la desestimación de las peticiones, estudiamos también la posibilidad de exigir daños y perjuicios en los Tribunales.

En cuanto a los posibles destinos tras la reincorporación, centramos nuestras alegaciones en que los peticionarios puedan reincorporarse a la última plantilla en la que prestaron servicio o bien obtener destino en la Comisaría Provincial u otra dependencia próxima a su lugar de residencia, teniendo en cuenta la edad de los peticionarios para la asignación de los puestos de trabajo.

NUESTROS OBJETIVOS PARA LA SEGUNDA ACTIVIDAD

Desde el mismo momento en que pasaste a la situación de segunda actividad, acogiéndote voluntariamente a tu derecho legalmente reconocido, e iniciando los trámites administrativos, comienzas a experimentar una serie de situaciones a las que hay que poner fin. Un derecho no puede acabar generando desigualdades y lesiones en otros ámbitos.

Por esa razón, desde el SUP trabajamos para conseguir mejoras específicas para esa situación y de otras con carácter general que puedan tener una repercusión positiva:

Reclasificación de la Escala Básica al Grupo B. Desde el SUP somos conscientes del gran esfuerzo que requieren las mejoras en la situación de segunda actividad a la que, como siempre, permanecemos sensibles. Y por esta razón, proponemos y luchamos para lograr la reclasificación al Grupo B de la Escala Básica, de manera que las retribuciones básicas (sueldo, trienios y pagas extra) aumenten en su salario ante la constante negativa política de llevar al complemento de destino y a la parte general del complemento específico, parte de la subida salarial.

Desde el SUP estamos impulsando esta medida que afectaría de forma favorable a la pensión de jubilación, donde tan poco margen de maniobra ofrece la Ley, al ser una cuestión que afecta a todos los funcionarios con ingreso anterior a 2011 cuyo cálculo se realiza por aplicación de la Ley de Clases Pasivas.

Licencia de armas. Desde nuestra Organización defendemos que se pueda portar armas en segunda actividad, dado que la Ley de Régimen de Personal establece que en esta situación, cuando razones excepcionales lo requieran, se estará a disposición del ministro del Interior, determinando el Reglamento de Armas, además, que será considerada como licencia A el carné profesional de los policías nacionales siempre que se encuentren en servicio activo o disponible. Contra decisiones denegatorias, el SUP ha interpuesto recursos por no considerarlas ajustadas a Derecho.

MUFACE. El SUP participa en el Consejo General de MUFACE, donde exigimos solidaridad intergeneracional, similar al sistema de la Seguridad Social, que implica mayor esfuerzo de copago farmacéutico mientras se es mutualista activo, y obtener un mayor beneficio en situación de mutualista pasivo o con ingresos reducidos (jubilación, incapacidad, segunda actividad, etc.). Estamos a favor de que el 80% de la dotación total de los fondos para ayudas asistenciales vayan a sufragar el copago farmacéutico de los mutualistas jubilados, segunda actividad y titular viudo/a o huérfano/a, de mayor vulnerabilidad y de menor nivel de ingresos.

Reconocimiento total de las retribuciones para segunda actividad por acto de servicio. Es una reivindicación histórica del SUP que por fin se hizo realidad a partir de septiembre del 2015, cuando entra en vigor la Ley Orgánica 9/2015, de Régimen de Personal de la Policía Nacional. Su artículo 73.2 garantiza que quienes se encuentren en esta situación por acto de servicio o como consecuencia del mismo, percibirán el cien por cien de las retribuciones que vinieran devengando cuando se encontraban en la situación de servicio activo.

Bien es cierto que, dentro de la cicatería que caracteriza a la Administración a la hora de reconocer derechos tenemos numerosas resoluciones desestimatorias que han supuesto un gran éxito del SUP ante los Tribunales, donde terminan siendo justamente reconocidas. Así, el esfuerzo de nuestras asesorías jurídicas, al ser pleitos excesivamente técnicos y complicados, tiene su justa recompensa en gran parte de los casos.

Conservación de la placa emblema en la situación de segunda actividad y uso de uniforme. Una vez que la Ley Orgánica de Régimen de Personal ha reconocido el derecho a conservar el carné profesional y la placa emblema por razón de la jubilación, debemos avanzar en este derecho de la segunda actividad, máxime cuando continúa en una situación de “disponibilidad”. Nuestra Organización seguirá defendiendo que en segunda actividad no te priven de estos derechos que se les reconocen a quienes están en situación de jubilación.

Citaciones judiciales derivadas de su actividad laboral. Proponemos que se articulen los mecanismos o herramientas informáticas necesarias entre el Ministerio del Interior y de Justicia, que permitan al policía en segunda actividad sin destino que deba comparecer ante la Autoridad Judicial por cuestiones profesionales relacionadas con el servicio activo, disponer oficialmente del anticipo de su indemnización, sin que sea necesario adelantarlo de su bolsillo o solicitarlo posteriormente al Ministerio de Justicia.

Mantener la convocatoria de plazas para segunda actividad sin destino para todas las categorías a petición propia, por haber prestado más de 25 años efectivos en la Policía Nacional, cuando la Ley no lo prohíbe, sino que establece el deber de convocarlas, antes de cada 31 de diciembre.
Aumento del complemento de disponibilidad, con la modificación del Real Decreto 950/2005 que regula las retribuciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En el SUP, lo dicen nuestros Estatutos, actuamos en defensa de los intereses laborales, profesionales, económicos y sociales de los afiliados y afiliadas. Y eso te incluye a ti, como compañero en segunda actividad. El 19 de junio pedimos tu confianza para seguir trabajando por tus derechos, por avanzar con rigor. Combinando reivindicación y negociación para seguir avanzando. Vigilando lo conseguido para evitar que la Administración tenga la tentación de traicionar los logros de estos años.

No podemos prometerte milagros, como quienes se empeñan en convencernos de que todo se resuelve con un mensaje en una red social o repitiendo mil veces un eslogan. Hacerlo sería respetar muy poco tu confianza y la de otros miles y miles de compañeros que confían en el SUP.

Pero el 19 de junio sí podemos comprometer contigo nuestro esfuerzo, rigor y experiencia, acreditada durante años de lucha sindical, en un proyecto, el del SUP, favorable para ti y toda la segunda actividad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies